EL ESPEJO

 
Ya no tenía nada
ya nada podía
ya no empujaba
sólo percibía.
 
Qué quietud espantosa
qué triste melodía
qué fuego en el alma
ya no amanecía.
 
Sólo recordaba
largas travesías
ilusiones rotas
esa fue su vía.
 
Caras resignadas
tristeza días y días
ansia en las entrañas
por aquel espejo
eso y más veía.

Última modificación5 mayo, 2024
este artículo EL ESPEJO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

oktoberfest-biergarten